Venecia se concentra en cine de Polanski no en su pasado

Venecia se concentra en cine de Polanski no en su pasado

Comparte con tus amigos










Submit

Italia.- Roman Polanski no se encuentra en el Festival Internacional de Cine de Venecia pero su presencia se ha sentido a través de su película “J’accuse” (“An Officer and a Spy”)

Tras mucha angustia por su inclusión en la competencia por el León de Oro, los periodistas en una conferencia de prensa del viernes se concentraron en la película, una historia real sobre la persecución injusta del oficial francés Alfred Dreyfus en 1894, y no en el pasado del director.

Polanski escapó de Estados Unidos después de declararse culpable de tener sexo con una adolescente de 13 años y ha estado fugitivo por más de 40 años.

Aunque siguió haciendo películas con importantes actores y su cinta de 2002 “The Pianist” (“El pianista”) ganó múltiples Oscar, la aceptación de Polanski en Hollywood se ha reducido en la era del movimiento #MeToo contra el acoso y el abuso sexual. El director fue expulsado de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas en 2018, después de 50 años de membresía.

“J’accuse” se estrenó el viernes en el Lido de Venecia. El público en la primera función aplaudió entusiasta, al igual que muchos reporteros en la conferencia de prensa cuando los productores y el elenco, incluyendo la actriz Emmanuelle Seigner, quien ha estado casada con Polanski desde 1989, entraron en la sala.

“Obviamente ustedes saben que Roman Polanski no está aquí”, dijo el productor Luca Barbareschi en la conferencia. “Responderemos lo que sabemos de la producción, actuación y … dejaremos a un lado la polémica que no es importante”.

Agregó que este es un festival de cine “no un juicio moral”.

Señaló que es el mismo mensaje que el director del festival Alberto Barbera ha dicho una y otra vez desde que anunció que la película sería estrenada en la 76ª edición del festival.

A Barbera le han preguntado mucho sobre la decisión de incluir una película de Polanski y él la ha reafirmado por su mérito artístico

“Estoy convencido de que tenemos que distinguir entre el artista y el hombre”, dijo Barbera el miércoles. “La historia del arte está llena de artistas que cometieron crímenes de diferente naturaleza y de diferente seriedad. Sin embargo hemos seguido admirando sus obras de arte en muchos casos”.

Pero a pesar de que Barbera y Lucrecia Martel, la directora argentina que preside el jurado de Venecia encargado de elegir al ganador del León de Oro este año, tuvieron que responder preguntas sobre Polanski hace unos días, sus productores, elenco y compositor evitaron no enfrentaron el mismo cuestionamiento.

En cambio siguieron hablando sobre la película, sus temas de persecución, antisemitismo y su mensaje del triunfo de la tolerancia por encima de la ignorancia. Los actores también elogiaron a Polanski a pesar de su estilo a veces duro y demandante al dirigir.

Jean Dujardin protagoniza la cinta en el papel de Georges Picquart, quien después de ser ascendido para dirigir una unidad contra espionaje comienza a cuestionar la evidencia detrás de la degradación y detención del capitán judío del ejército francés Alfred Dreyfus (Louis Garrel), a quien acusan de ser un informante de los alemanes.

El productor Alain Goldman resaltó el poder de la película para recordarle a las nuevas generaciones los errores del pasado.

“El filme es una manera de combatir la ignorancia”, dijo Goldman.

Seigner agregó: “Este sentimiento de persecución es fácil de comprender. Es suficiente para que ustedes consideren lo que ha pasado en su vida”.

Las notas de prensa de la película incluyen una entrevista que realizó Polanski con el escritor francés Pascal Bruckner, en la que el director dice que se identifica con la historia de Dreyfus.

“En la historia a veces encuentro momentos que he experimentado yo mismo, puedo ver la misma determinación para negar los hechos y condenarme por cosas que no he hecho”, dijo Polanski en las notas de prensa. “La mayoría de la gente que me acusa no me conoce y no sabe nada del caso”.

Todo fue muy diferente el miércoles cuando a Martel le preguntaron varias veces cómo juzgaría una película de Polanski.

Ella dio una respuesta compleja diciendo que no separa al hombre del artista y no correría a felicitar a Polanski. Su respuesta fue interpretada por algunos como un prejuicio contra la película.

La directora tuvo incluso que emitir un comunicado explicando que sus comentarios habían sido malinterpretados y que no tiene un prejuicio contra el filme. Si ese fuera el caso, dijo, habría renunciado como presidenta del jurado.

“Yo no me opongo a la presencia de la película en la competencia”, dijo Martel en la misiva. “Veré la película como cualquier otra en competencia”.

Cuando le preguntaron si esto influiría en la decisión del jurado, Barbareschi respondió: “El pasado es el pasado, necesitamos enfocarnos en el presente. La película debe ser capaz de hablar por sí misma y el público juzgará”.

Comparte con tus amigos










Submit