Vivos y muertos

Vivos y muertos

Comparte con tus amigos










Submit

A más tardar la próxima semana, México alcanzará la escalofriante cifra de 50 mil muertos, es decir, medio Estadio Azteca de fallecidos por el coronavirus y la nación azteca está convertida en el tercer país con más muertos, después de Estados Unidos y Brasil en casi cuatro meses de pandemia. ¿Quién o quiénes de los vivos responderán por esos 50 mil muertos o más, aunque las cifras no oficiales nos hablan de casi 70 mil y al paso que vamos, según organizaciones internacionales como la Universidad de Johns Hopkins en Estados Unidos y la Organización Panamericana para la Salud, de seguir con la cantidad de muertos y nuevos infectados, para el mes de octubre México podría alcanzar hasta 207 mil muertos, es decir, dos Estadios Azteca repletos? ¿Quién va a responder por esos muertos, AMLO, su corifeo López-Gatell, el otro López o Morena?

 

No hay duda que el pueblo le cobrará la factura al irresponsable Gobierno federal que solamente se ha dedicado a repartir culpas, lo cual demuestra que AMLO carece de una política pública en materia de salud y que privilegia la cuestión electoral del partido en el gobierno y no, la salud de los mexicanos. Tal vez la ciudadanía le cobre en las próximas elecciones federales una carísima factura por la irresponsabilidad y hasta de negligencia criminal que AMLO ha usado para no tomar al toro por los cuernos, culpando de la pandemia a los “conservadores fifís”, al “neoliberalismo” económico, a la “gente deshonesta y mentirosa”, a los “medios de comunicación amarillistas”, a los gobernadores opositores y tal y tal.

 

Sí, los muy vivos han escondido los muertos y han mentido a los mexicanos perversamente. Porque mire usted, de acuerdo con el politólogo Luis Estrada, AMLO ha usado el término “la pandemia está domada” o “estamos domando al coronavirus” en nueve ocasiones y 17 veces ha utilizado el término “ya vamos saliendo”, cuando en realidad estamos entrando a lo peor. Maldita lectura que manda a la nación al rehusarse a usar el cubrebocas terminantemente, como si AMLO fuera indestructible o el mismísimo Jesucristo con el que varias veces se ha comparado. Para colmo de nuestros males, AMLO agarró el caso Lozoya para tapar la catástrofe del coronavirus y en general de la salud que afecta sin medicamentos a los niños y demás personas con cáncer, la catástrofe económica que podría durar hasta el 2025, según la CEPAL, el FMI, el Banco de México y muchas, muchísimas otras instituciones a nivel nacional e internacional, además de la catástrofe desatada por las bandas criminales que a su paso han dejado también más de 40 mil muertos y otras catástrofes que AMLO tapará con el nauseabundo caso Lozoya, porque con él buscará salvar de la debacle electoral a su Morena en el 2021.

 

Casi 100 mil muertos en lo que va del aberrante régimen dizque de la “cuarta transformación de México”. ¿Muchos o pocos? Para unos, serán muchos, para otros nada pues la criminalidad y la muerte en México ha convertido a los mexicanos en una sociedad morbosa, a la que ya nada nos asombra como no sean masacres, asesinatos cada vez más sádicos. La criminalidad y la muerte se han convertido para esa sociedad morbosa en el paisaje cotidiano o el pan nuestro de cada día. Para AMLO, los únicos responsables de esas catástrofes son los gobiernos que le antecedieron porque el de él es la mismísima purificación de la democracia y ejemplo universal de impoluto. Me pregunto: ¿Si a Hitler, los alemanes le perdonaron el holocausto de más de 7 millones de judíos, a AMLO le perdonarán los mexicanos su macabra factura del coronavirus y los asesinatos de las bandas criminales?

 

Comparte con tus amigos










Submit