Xaltianguis, seis años sin ley

Xaltianguis, seis años sin ley

Comparte con tus amigos










Submit

Desde 2013, la comunidad más grande del municipio de Acapulco ha sido eso, una tierra donde el Estado de derecho es letra muerta.

Siendo alcalde Luis Walton y gobernador Ángel Aguirre, los habitantes de Xaltianguis, cansados de ser víctimas de secuestro, extorsión, robos y amenazas, tomaron las armas y decidieron ver por su seguridad ellos mismos.

A seis años de distancia y varias vidas perdidas, diferentes organizaciones de autodefensas que se han distribuido el control de las poblaciones que se encuentran a lo largo de la carretera federal Chilpancingo-Acapulco también han tomado como territorio en pugna a Xaltianguis.

Independientemente de la denominación que exhiban los autodesignados policías ciudadanos, se perciben fines distintos a la seguridad pública en la motivación que los impulsa a detentar para sí el control de la comunidad.

Sin embargo, peor que esta situación ha sido que los tres órdenes de gobierno hayan determinado como estrategia durante estos años la misma observada el pasado 7 de mayo: quedarse al margen. Ojalá que la instalación de una base de operaciones con la Marina, el Ejército y las policías Estatal y Municipal sea el cambio que traiga seguridad además de paz a Xaltianguis y que no sea solamente por un rato.

Comparte con tus amigos










Submit